No sacrifiquemos el momento


Paseando hoy con mi perro, me cruce con una niña que iba con su madre, la niña dijo: tiene los ojos azules ¡mira mama, mira los ojos del perro que bonitos, la madre la cogió de la mano y tiro con fuerza, vamos, vamos, que es tarde y llegara tu padre y no estará la cena, y tienes que ducharte, y… la niña aun así, me miro y me sonrió.
Y pensé, que pena, siempre corriendo, siempre con prisas, siempre deseando lo siguiente, de niños deseando ser mayores, empiezas el colegio deseando ir al instituto, empiezas el instituto deseando ir a la universidad o trabajar, que es lunes deseando que llegue el viernes, te levantas y no ves el momento de que acabe el trabajo…. siempre el siguiente paso.
Y no nos conformamos con eso, por si fuera poco, siempre haciendo mil cosas a la vez, paseando y organizando mentalmente la agenda o mirando por el móvil los mail y contestándolos, en el trabajo pensando en el hogar, en el hogar pensando en el trabajo...
¿A dónde nos lleva todo esto?
¿Qué perdemos cuando no nos paramos un instante a mirar los ojos azules de un perro, o unas flores, o una puesta de sol, o un artista callejero, o…?
No perdemos tiempo, perdemos el goce del momento, nos perdemos la sonrisa del que nos acompaña, perdemos la emoción del instante, sacrificamos el momento.


"La vida es simplemente un mal cuarto de hora formado por momentos exquisitos" Oscar Wilde


Comentarios

  1. Me ha encantado. Soy mucho del vivir del momento, de no pensar en lo que puede pasar mañana, de no darle vueltas a los problemas que vayan a surgir. Y aun así a veces la mente nos juega malas pasadas. Me ha gustado mucho. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, yo tambien soy del aqui y ahora...¡del momento¡
      Un abrazo enorme¡

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON