Acumulando años de juventud¡

La edad es una referencia, la encontramos en nuestro DNI, acumulamos años y nos hacemos mayores pero si no perdemos el espíritu juvenil, no nos hacemos viejos,  ese espíritu que te mantiene con ilusión (si no la tienes… malo, eres viejo). Alguien (no recuerdo quien) dijo que no era viejo, solo acumulaba años de juventud, y lo veo muy acertado ¡acumular años de juventud¡ qué bien suena.

Porque no lo vamos a negar, el cuerpo se va deteriorando, acumulas arrugas, pero las faciales muchas veces son consecuencia de reír mucho y entonces ¡vivan las arrugas acumuladas¡ pero el espíritu no tiene por qué deteriorarse, no hacemos las mismas cosas que cuando éramos jóvenes, como por ejemplo, pasar noches de juerga, ¿y qué? Ya las hemos pasado, ahora disfrutamos con otras cosas, distintas si,  ni mejores ni peores, simplemente diferentes, o con las mismas pero de otra forma, lo triste es que no haya esas otras cosas, que no llenemos la agenda de nuevos proyectos acordes con la edad.

Por poner un ejemplo, cuando era más joven iba a nadar y contaba con ilusión cuantos largos me hacía en la piscina climatiza, cada semana añadía unos cuantos más ¡que ilusión¡. Ahora simplemente disfruto nadando, mis motivos son distintos, simplemente quiero relajarme de un duro día de trabajo, no cuento. Pero no me quedo sentada en el sofá, poniendo mil excusas, no tengo tiempo, ya no nado tan rápido, me mojare el pelo… y que conste que respeto todo, siempre que sea lo que realmente llena el espíritu, nos satisface y nos arranca una sonrisa de triunfo o placidez al final del día.

Esto es un ejemplo tonto, una forma de decir que no hay que renunciar, que si renuncias un día y otro, al final el espíritu entra en coma y el cuerpo se rinde.

 El viejo se lamenta y piensa que cualquier tiempo pasado era mejor ¡ah, cuando era joven, yo podía…¡ y pasas los días sin ver todo el beneficio que te reporta la experiencia, te anclas en una rutina, y dejas que la sonrisa se desinstale de tu rostro y el brillo de los ojos se va apagando, y un día te das cuenta que no sueñas, no sueñas porque casi no puedes dormir (dicen que los viejos no duermen casi, eso dicen)

Que la vista cansada y las gafas de cerca como consecuencia de la edad solo sea en los ojos, pero no en el corazón.
Excelente ser niño, excelente ser joven, excelente ser mayor ¡





( “Yo nunca seré viejo, porque para mi ser viejo es siempre tener diez años más de los que tengo” Bernard Baruch).

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON