SALTA

He aprendido a reír y hacer reír por mil tonterías, a veces sin demasiados motivos, a llorar hasta quedarme sin lagrimas, y a tragármelas si la ocasión lo requería.

Me he enamorado, he querido y he luchado con el desamor que desahucio mi corazón, para volverme a enamorar, querer y enfrentarme con el desamor…

Vivo el presente, y sigo escribiendo el guion de mi futuro, aunque sé que siempre habrá sueños que no se cumplirán… o si.

Me he derrumbado y me he levantado, a veces sonriendo, a veces con más heridas que curar, heridas que ya son cicatrices, cicatrices que no duelen pero te ponen en alerta ante un temporal.

Convivo con esa pequeña parte de niña que aun tengo, otra menos pequeña parte de adolescente, y la mujer madura que me envuelve, y de momento no tengo intención de desprenderme de ninguna.

He sido estúpida, sorda y ciega ante aquello que no quería oír ni ver, simplemente porque dolía demasiado.

He aprendido que solo un porcentaje pequeño de gente le importas, el otro gran porcentaje lo soportas, o lo ignoras

He saltado al precipicio, a veces un salto ligero, un aterrizaje suave, otras he caído en picado, un aterrizaje brusco, doloroso, y más heridas, mas cicatrices…

He aprendido que si hay segundas oportunidades, que no tienen por qué ser como las primeras, que a veces son un completo desastre y otras resultan mejores si sabemos aprovecharlas, porque de las anteriores ya aprendimos.

¿Mereció la pena? Solo sé que siempre me levanto, me miro en el espejo, me sonrío, y sigo adelante.

(He aprendido que el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. Gabriel García Márquez)

Comentarios

  1. Que linda percepción de la vida, venimos a esta vida para lograr la conjunción perfecta e irrevocable entre el ser y el alma, esencia de la existencia misma. Éxitos!

    ResponderEliminar

  2. https://youtu.be/DERTL-2BQ_E

    demasiada precaución para un sueño, pero hermoso.

    ResponderEliminar
  3. A veces cuanto más nos preocupamos por algo, más inminente es el deseo de querer saltar al vacio y que sea lo que tenga que ser.Demasiada precaución nos convierte en excesivamente cautos y perdemos la chispa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que las ilusiones y la "chispa" no la perdamos nunca. Besos.

      Eliminar
  4. Muy buena presentación, llena de optimismo. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor optimistas¡¡¡ Como siempre un placer tus comentarios. Besosss

      Eliminar
  5. Reír, reír, regir. Eso es vida. Errar, errar y aprender del error es vida.

    ResponderEliminar
  6. Malo... si no aprendemos nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Precioso, me ha encantado, lo que dices y como lo dices. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. Para ser feliz no hay recetas, cada uno debe descubrir la suya y tú lo has hecho. Felicidades, cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no hay recetas... Gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Precioso, Ana, lleno de vitalidad y de un sano "optimismo realista", me ha encantado.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON