CERRE LOS OJOS





En un abrir y cerrar de ojos (mas bien cerrar que abrir) volví al final de la adolescencia o principio de juventud, y deje de mirar mi vida, para imaginar otra, como una chispa que salta y aviva la llama que lo ilumina todo sin darte cuenta que te puedes quemar.

Imagine y confundí, o deje de ver la realidad, porque a veces al cerrar los ojos, idealizamos momentos, idealizamos personas, pero…si imaginas, idealizas esos momentos y no otros, digo yo que igual es porque encierran algo de magia mezclado con algo de verdad.

Luego abres los ojos, porque en algún momento hay que abrirlos, y el fuego se apago, si sonríes porque no te quemo, tan solo te ilumino como una puesta de sol en cualquier noche de verano, o un amanecer de cualquier día de primavera bendita chispa y bendita llama… pero lo jodido es cuando te has acercado tanto que te abraso, y no precisamente la piel, porque las quemaduras son dolorosas y difíciles de curar.

Y nos prometemos no volverlos a cerrar, ¡mentira¡ volveremos a cerrarlos porque nos gustan los amaneceres, las puestas de sol, nos atrae el fuego… y si nos quemamos…¡ también nos gustan los riesgos¡


Porque a veces, jodido mundo y bendita vida, y a veces bendito mundo y jodida vida y a veces, bendito mundo y bendita vida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA