Solo una leyenda


La historia de la mítica Genoveva de Brabante, tuvo lugar alrededor del año 1256 y se supone que fue hija de un duque de Brabante y casada con Sigfrido de Simmerch. Cuando Sigfrido partió a la guerra, dejó a Genoveva, al cuidado del intendente Golo, que trató de violarla desconociendo que ella estaba embarazada. No logra cumplir sus planes y para vengarse la acusa ante Sigfrido de adulterio cuando iba a dar a luz. La condenan a muerte llevándola al bosque, pero sus verdugos conmovidos por el triste destino de ella y su niño la dejan en dicho bosque, donde vive algunos años. Un día que Sigfrido salió a cazar la ve, pero al principio no la reconoce, luego acepta su inocencia y la lleva a su castillo donde volvió a ocupar la posición que por derecho le pertenecía.
Al cabo de unos años Genoveva contrajo una  cruel enfermedad y murió rodeada de los suyos, y cuenta la leyenda que l cierva que la acompaño, una vez cerrada su tumba, se echo sobre la losa y nadie consiguió apartarla de allí, días mas tarde alguien encontró al fiel animal sin vida.
Sigfrido mando construir un monumento de mármol blanco en memoria de Genoveva y de la fiel cierva.


(En realidad, Genoveva de Brabante no existió, es un personaje de una leyenda medieval europea.)

(Como una metáfora, no hubo un intendente llamado golo, solo la juventud, el orgullo, la distancia y el no saber esperar, lo que mato todo lo que podrían o no compartir, y un dia no de caza, solo curioseando por la red, se vieron sin reconocerse,  o se reconocieron sin verse... y el final fue muy distinto, porque ni el era un héroe, ni ella una princesa…

Pero cuenta la leyenda, que ambos siguieron con sus vidas y fueron felices por siempre¡)


Comentarios

  1. Veinte de enero de dos mil catorce, continúo sin noticias de Genoveva. Veintiuno de diciembre del dos mil doce… hoy el mundo se acaba. Quisiéramos una vida de suerte y lindezas pero tenemos también el morbo de querer asistir al apocalipsis final…

    Dieciocho de agosto de mil novecientos cincuenta y nueve, es martes, anochece y el calor es espantoso “un perro ladra a la luna plenamente convencido de que esta le escucha” día perfecto para iniciar un firme propósito, el campo huele bien y el por venir corre de mi cuenta…

    Dieciséis de septiembre de mil novecientos setenta y nueve, Genoveva se fue. Pensé que el mundo se hundía, que el rojo cielo me abrasaría, pero ardiera solo yo mientras en el mundo nevaba,

    “A veces todo se confunde uno quiere decir paz y sale guerra”.

    ResponderEliminar
  2. Yo leí esta leyenda incorporada dentro de una novela. Tenía curiosidad de donde viene y justo ayer buscaba información. La he encontrado como "Golo y Genoveva" escrita por un dramaturgo y pintor alemán Friedrich Müller. Y ¡Qué casualidad que hoy encuentro más sobre esta historia!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu informacion, y por supuesto buscare y leeré la novela.
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA