... la luna se rindió ante el sol




El tiempo se rindió ante nuestros sueños que avanzaban dulcemente con el viento del levante, y me llevaste contigo a ese amanecer, en el que el sol te descubrió trepando por mis caderas (como dice la canción), hasta anidar en mi pecho, y beso a beso se disiparon las dudas, te hablaron mis latidos y te escucharon mis ojos, y así nuestra realidad supero nuestra imaginación.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

DE LARGA DURACION