¡Chapeau!




Fue un gran sábado, aun invierno, uno de esos días en los que no hay nada especial y todo lo es, de los que empiezas con una sonrisa que se hace más enorme a medida que transcurren las horas.

Una frase llamo su atención, todos, absolutamente todos le decían “por fin vuelves a ser la chica de la eterna sonrisa” ¿…? Nunca la había perdido, pensó,  pero era cierto que ahora era más amplia, más fresca, mas radiante, le nacía de las entrañas, ella también lo notaba, si algo en algunos momentos la ensombreció, se había esfumado, por fin se libró de la duda, de la necesidad de hacerle un reproche, comprendió que si no estaban juntos sencillamente era porque sus vidas hubiesen sido un completo desastre, pero claro, siempre queda ese ¿Qué hubiera pasado si..? ¿Cómo hubiese sido si…?  con el que alguna vez casi todos nos identificamos.

Y para que preguntar eso, que como las lágrimas que  no te dejan ver las estrellas, nos vuelven ciegos ante todo lo bueno que nos rodea.

Ella pensó que el encontró el amor, ese amor que implica el para siempre, ese que dura toda la vida, autentico,  verdadero, porque él es así de los que viven y aman “a tope” así lo recuerda, no lo concibe de otra manera. Y ella… bueno… no hubo un gran amor, dejémoslo en varios, pero igual de auténticos y verdaderos aunque tuvieran fecha de caducidad, viviéndolos como si fuese un “para siempre”, y que se convirtieron en bonitos recuerdos.

 Distintos, conciben la vida cada uno de una manera y piensa que igual que ella la disfruta y exprime él hace lo mismo, por lo que no hay nada porque lamentarse solo le queda quitarse el sombrero por ambos y desearle y desearse que nunca se apaguen sus sonrisas.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

DE LARGA DURACION