A LA SOMBRA DE LA HIGUERA



Aterrice aquí sin pensarlo, no fue premeditado, algo provisional, solo vine para verano, un verano que se alargo, en septiembre me voy, luego lo deje para octubre…

¿Deje la ciudad por el campo? No, rotundamente no, porque yo no vivo de esto, mi trabajo sigue en la ciudad. Vivir en el campo es fácil y bonito a veces, otras no tanto, porque aquí hay mosquitos y moscas, ratas y hormigas, no hay vecinos con los que cotillear, el silencio que tanto adoro puede molestar hasta a las lagartijas  tomando el sol. En invierno la humedad acecha, claro que esta la chimenea acogedora y preciosa pero la leña hay que transportarla, por suerte no la tengo que cortar, el huerto muy bonito, cierto, pero necesita unos cuidados mínimos, que se ven recompensados con creces cuando recoges las verduras. Las gallinas que no dan mucho trabajo, pero ahí están, echarles de comer, limpiar los bebederos y barrerles de vez en cuando su dormitorio.



 El jardín en primavera precioso, en verano un montón de moras por barrer y en otoño las hojas que con lentitud caen de los muchos árboles. Los peces en la alberca…así que desde que te levantas cuando canta el gallo, es un no parar, eso sí, puedo salir en bragas y camiseta, café en mano para saludar al día y a mi perro, demorarme minutos y minutos viendo los arboles del jardín, desayunando, viendo amanecer y escuchando las centenas de pájaros que se atiborran de mis higos, nísperos, granadas, moras, cerezas…


 y sentarme a leer a la sombra de la higuera dándome un chapuzón en la piscina, coger la bicicleta subir al pueblo por el pan y alguna que otra cosa, noches de barbacoa y chupitos con la música y risas a todo volumen, no hay vecinos a los que molestar… y así transcurren los días que por suerte son muchos en los que no tengo que ir a la ciudad a trabajar, pero amo mi trabajo, no concibo mi vida sin él.


Vivo en el campo a cinco minutos en bicicleta de un pueblo, a unos 50 Km de la ciudad, ciudad que también amo, ahora más que antes porque no vivo en ella.

Un día soñé con una casita con chimenea en mitad de la nada.

Quizás sea eso la felicidad, lo más importante.

“Desde los etruscos, los toscanos han tratado el paisaje con respeto y han construido pueblos y aldeas en lo alto de las montañas, allí han perfeccionado una cultura de simplicidad, belleza, amistad y buen comer”

“No recuerdo a una toscana viendo la tele. Siempre están ocupadas sacando partido al tiempo”
 (F. Matè)


Comentarios

  1. Gusanos de seda.

    El palacio de la luna se pierde al final de un camino largo
    Dos moredas, un perro dorado casi albino guarda el campo
    El vestido de encaje
    Ágil la figura blanca… sonidos, jaleos…
    …no consigo mi vida escucharte
    Él corazón late, bombardea, se para, late y late…
    El camino que pasa por aquí, llega hasta tu casa querida
    …Siempre más tarde.

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso poder elegir y vivir donde quieres. Bonitas fotos y buenos atardeceres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocurre a veces que las cosas que suceden accidentalmente resultan maravillosas. Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

DE LARGA DURACION