SE PUEDE VIVIR CON POCO DINERO PERO NO SIN ILISUION


Y llega un día que quieres cambiar de aires, como cuando era joven, bueno no tanto porque ya había de por medio un bebe con dos años, pero para cambiar de aires no importa la edad, si podemos aprender a vivir con un bebe, creo que ya se puede con todo,  a lo que iba, decidí emprender el viaje, revisión al 2CV, cargando tienda de campaña y mochila con poco equipaje, poco dinero y mucha ilusión, porque se puede vivir con poco dinero pero no sin ilusión, no voy a relatar el viaje, primer sitio en el que aterrizamos Almería, san José, en el camping Tau, para mí el mejor, que quizás los lugares no son para tanto y nos parecen excepcionales por todo lo que vivimos en ellos, esos amaneceres de un perezoso madrugar sin prisa, un buen desayuno, alquilas bicicletas que te invitan a llevar suavemente el día sobre ruedas, recorrer sus playas, mi preferida los genoveses, uno de los rincones más especiales del Mediterráneo, sin edificios, sin carreteras sin chiringuitos ( y mira que me gusta a mí un chiringuito¡) con sus aguas cálidas y cristalinas, como nuestras miradas…y volver a la noche al camping con su cine y lo mejor no son las fotos, es la gente que conoces en el camino,  unos días y vuelta a cargar el 2CV, para ir hacia Málaga, luego Cádiz, Huelva y adentrarnos en el sur de Portugal, el Algarve, pero no iba a relatar el viaje, solo queria hablar de la permeabilidad que tienes que ponerte para empaparte de todo lo que te rodea, perderte por calles, conocer costumbres, ese   viajar como sea, porque no hay mejores ni peores formas de viajar, solo diferentes, en coche, bus, tren, bicicleta, a dedo, cerca o lejos, con mochila o maleta… ¡cuántos libros, películas, obras de arte han nacido gracias al placer de viajar¡

Nuevos sabores, olores, atardeceres sin tiempo, sin puertas que cerrar, sin candados que echar, sin control, sin alarmas, solo una vida de puertas abiertas para permitir el paso a las sorpresas, al asombro, estar en la tierra mirando arriba el cielo, pero creerse en el cielo mirando hacia abajo para ver la tierra…


Y esto viene a cuento de que ha llegado el día de coger de nuevo la mochila con poco equipaje y mucha ilusión y mostrarte como se ve la tierra desde el cielo.




Comentarios

  1. Una foto preciosa, un viaje estupendo. Yo también he estado en el camping Tau,San José es especial. Tiene un algo que se yo, que te hace como si estuvieras en el fin del mundo. Genoveses es un disfrute para los cinco sentidos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No conozco esa zona de Almería. Si que he ido a la provincia pero ya hace tanto tiempo que fui que solo me acuerdo del lugar donde se hacia las películas del oeste. Será porque tengo fotos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que bonito lo acabas de decir..." la permeabilidad que tienes que ponerte para empaparte de todo lo que te rodea, perderte por calles, conocer costumbres, ese viajar como sea, porque no hay mejores ni peores formas de viajar, solo diferentes..." Feliz Navidad!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

LOS "PORQUÉS"