NO TODO ES PARA SIEMPRE. ..¿Y?




En la vida no todo es para siempre, todo tiene un objetivo temporal, se cumple, a veces no, y llegan los inevitables cambios ¡tan temidos! ¿Por la inseguridad que nos provocan al principio? ¿Por la comodidad de aferrarnos ya no a un pasado, sino a un presente que si está bien, para que lo quieres cambiar? Ya lo dice el refrán,  “no dejes camino viejo por sendero nuevo”  ¿es así…? Pero ¿y si el nuevo sendero te deja con la boca abierta al mostrarte la belleza de un paisaje, por el que mereció la pena andar y todas las rozaduras que te haya podido causar tanto esfuerzo al caminar?

Igual es porque aún tenemos en mente esa decisión que un día tomamos y ahora fácilmente nos parece un error que marcó para siempre nuestras vidas, y no porque no la reflesionáramos, la pensamos mucho, pusimos en marcha todas nuestras neuronas, con pasos firmes que nos conducirían hacia ese destino luminoso, estable...o igual tomamos la decisión guiados por un impulso, ese arrebato repentino, un palpito en el pecho, un apretón en la boca del estómago y de nuevo esa luz que se enciende y lo ilumina todo... ¿de verdad, fue un error? Yo creo que no hay triunfos sin errores.

El cambio está estrechamente relacionado con la capacidad de decisión, cuestión de carácter, el miedo a lo desconocido a unos nos empuja, nos hace andar, a otros en cambio les deja bien quietecitos, reacios a salir de ese entorno que les rodea, lo que los psicólogos llaman ¿zona de confort?

Tememos decirle adiós a una rutina ya sea acogedora o no (he visto a gente magnificar virtudes donde no quedaba ni la más triste sombra de lo que fue),  a esos días, meses, años, en los que no salen las palabras, ni las risas, ni los besos, ni las ganas…porque las relaciones sean del tipo que sean, un día se acaban aunque no lo tengamos en la agenda, así, sin avisar, sin darnos cuenta o sin querernos enterar, y alargamos la agonía por pereza, no quiero pensar que por incapacidad, ni por miedo al adiós aunque en lo más hondo de nuestro ser sabemos que no nos hace crecer, sin entrar ya en si nos va “apagando”. 

 Esa obsesión por no querer perder este "aire, ni la eterna mirada a los mismos edificios, mismos jardines que timidamente crecen en los mismos paseos, ni la cálida conversación de los mismos amigos cada día en el mismo bar, y así dejamos de descubrir nuevos aires, nuevos bosque, mares... y que os digo de los amigos, los de verdad se mantienen en la distancia, se enriquecen con todo lo nuevo por compartir.
Pero la vida va pasando, a veces tomará su propio impulso, girará, dará mil vueltas, a veces enloquecida, a veces serena, nos empujará hacia el abismo o hacia el paraíso, pero vas aprendiendo y aprendo que no todo es para siempre, voy cerrando etapas, anhelando que cada una sea mejor que la anterior, aunque me ponga en un lugar diferente, aunque el camino se tuerza y haya que cambiar de rumbo y hasta el destino, se adaptarme a los cambios,  en el recorrido quiero experimentar cosas nuevas, emociones distintas, nuevas costumbres, ya no tengo miedo a tropezar y desterré de mi vocabulario la palabra fracaso.

El tiempo me enseñó a no construir muros imaginarios, que la edad es solo un numero si no le añades el valor de la experiencia, que si hay ganas los obstáculos no vencen. Si alguien me hubiese dicho hace unos años todo lo que iba a cambiar, me hubiese reído, no me lo creería, y ahora me río de veras ¡jamás pensé que los cambios, a veces importantes, otras insignificantes, me aportarían tanto!

Dime, ¿te apetece un cambio?


¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo? (Vincent Van Gogh) 

Comentarios

  1. Respuestas
    1. A mi me esta llamando a gritos¡
      Un abrazo Marta Lopez.

      Eliminar
  2. Pues si no hay triunfos sin errores o viceversa ese es mi caso aunque a veces pienso q perdí demasiado tiempo encías q no debería

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y el de muchos... gracias por comentar. Un beso.

      Eliminar
  3. Los cambios, aunque difíciles, siempre vienen bien. Un besillo.

    ResponderEliminar
  4. Pues... si algo he aprendido es que los cambios son necesarios... Y mucho... Cambiar significa conocerte a tí mismo, darte oportunidades, crecer (pero no por hacerte mayor, ni por la edad... Sino porque aprendes cositas nuevas de ti mismo y otras las descubres sin más...), seguir tu camino, incluso cuando no sabes dónde está o haciendo dónde te llevará...
    También he aprendido que no es tan sencillo como perder o triunfar, porque dentro de las pérdidas, muchas veces encontramos ganancias que no esperábamos...
    Si el Mundo no se detiene... ¿Por qué deberíamos hacerlo nosotros? ;)
    ¡Besitooos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin palabras me has dejado ante tan real y bonito comentario. Un beso.

      Eliminar
  5. “no dejes camino viejo por sendero nuevo” Este mensaje lo debió escribir la persona más cobarde del mundo!

    ResponderEliminar
  6. En una etapa donde anhelo el cambio, donde tengo la oportunidad, me encuentro si saber cual es el cambio?, racionalmente es un camino y mi corazón me dicta otro, en lucha para salir de una zona que tiene de todo menos confort.
    Me vino muy bien leerte, ¡gracias¡

    Besos,

    tRamos

    ResponderEliminar
  7. Me gusta! Opino que los cambios siempre van a mejor incluso los que son forzados! cualquier persona que se sienta atrapado en una rutina, circulo vicioso o no encuentro un pequeño sentido a la vida un cambio es necesario a más, siempre te expones a tantos cambios emocionales y personales, empiezas a descubrirte un poco quien eres...

    ResponderEliminar
  8. excelente entrada me gusto mucho y me vino bien algo que dijiste, los amigos permanecen en la distancia, eso es tan cierto bueno, la entrada en general.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola me ha encantado leerte, que razón
    besos

    ResponderEliminar
  10. Ana, escribes lo que muchos pensamos, pero de una forma increíble! Te sigo y te comparto. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas, muchas gracias¡ Como siempre un placer leer tus comentarios.
      Un abrazo grande¡

      Eliminar
  11. Me ha encantado Ana tu escrito. Hasta me identifico con lo que describes la cual es una realidad y estoy convencida que vivida por muchos. Pero los CAMBIOS son tan NECESARIOS para desarrollarnos en tantos aspectos y pulir esa piedra preciosa que habita en cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar
  12. A veces es bueno cambiar, las personas somos animales de costumbres y es difícil de cambiar lo que se acostumbra. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

DE LARGA DURACION