UN JUEGO DE CASITAS


Andrea deseo a Daniel nada más verlo, sentada en una mesa del Café de le Paix, al temprano anochecer del otoño, él en la mesa contigua, se aliso el flequillo, se estiro el vestido, cogió el bolso y con pasos firmes se acercó y le dijo “para desayunar me gusta el café solo, las tostadas con aceite y mermelada de tomate.” El la miro con asombro, dirigiéndole una media sonrisa, lo que veía y escuchaba le gustó. Se dirigieron a Les Pipos, paseando por el Boulevard Saint Germain, charlaron y rieron hasta la medianoche, y contra todo pronóstico para Andrea que siempre la acompañaba la prudencia, esa que le aconsejaba no irse con un desconocido, y que en esta ocasión la desplazó con un fuerte empujón por "la señorita sensación es distinto", o quizás fue el sentirse especial cuando comprobó todas las miradas de envidia que se posaban en ella, era la elegida por ese hombre tan atractivo, a lo que su intuición femenina añadió que no solo era "fachada"...sí, se fueron juntos a casa.

Y así, sin más, se hicieron pareja, sin tener una conversación importante al respecto. Pasaban los días, los meses, de cines, copas, restaurantes, teatros, de un apartamento a otro, largas noches en las que Andrea pintaba, mientras Daniel componía. Era una relación cómoda, emocionante, eran jóvenes, nada parecía hacer peligrar tanta pasión.

Hasta que un día Daniel se marcho, recogió sus cosas, dejando un enorme vacío en el apartamento y en el corazón de Andrea. Pobre Andrea, no dormía, no comía, hasta que empezó a comer demasiado…comer demasiado… el pánico se apodero de ella, joven, embarazada, acababa de terminar sus estudios universitarios, con un salario ínfimo…embarazada…y Daniel la había dejado.

¿Debía resignarse? ¿Volver a su pueblo? ¿Ser una madre soltera con 24 años? ¿Renunciar a su carrera profesional? ¿Ir al médico y fingir que ese embarazo nunca había existido? ¿Escuchar más de una vez que había cometido una equivocación estúpida?

Tanta indecisión… y lo tuvo claro, no se libraría del bebe.

¿Decírselo a Daniel, o callar para siempre?

Una tarde agotada por el calor y el trabajo, asustada y vulnerable por su incipiente barriga, le llamó, ella podía ver a través de su voz como Daniel, tan fuerte, tan alto, tan seguro, se horrorizaba, se empequeñecía, se asustaba… no era cosa de hablarlo por teléfono decía, y quedaron en verse en el Café de le Paix, allí donde empezó todo.

Andrea sentada en una mesa, con su cuaderno de dibujo, dibujaba y esperaba, esperaba y dibujaba... Daniel no apareció.

¡Ese dibujo es precioso!, la voz la sorprendió, al levantar la vista vio a una mujer de avanzada edad, con una mirada dulce que ya conocía en otros ojos azules, los de su madre, esos ojos azules que sin mediar palabra descubrían lo angustioso y decepcionante del momento (Lola ayudó a Andrea, Andrea ayudó a Lola, pero eso es otra historia) y debería haber sido con lágrimas en los ojos, pero no, no hubo lágrimas, Andrea expresó en voz alta lo que su mente no quería escuchar ¿Fue amor o tan solo un juego de casitas?...jamás hablaron de cómo sería su vida juntos, ni de cómo sería la casa que compartirían o como pagarían las facturas, no, ellos salían, compartían copas, un sexo fenomenal, risas…miro aquellos ojos azules que la escuchaban, no aconsejaban, no juzgaban...y el tibio aire le trajo el aroma a pan recién hecho, le guiña un ojo a su madre y la escucha decir suavemente: “no dejes nunca de pintar”

Y esta que lo relata, ya os anticipa que a pesar de que algunas personas no estaban convencidas con esa maternidad, una madre sola con todo lo que conlleva eso. Andrea se esforzó mucho para que pudieran vivir bien las dos, y lo consiguió ¿la prueba de ello? Solo tendríais que ver como su sonrisa lo ilumina todo.

Y no, no dejo nunca de pintar ¡

hilvanandomomentos.blogspot.com.es/2015/05/no-dejes-nunca-de-pintar.html



Comentarios

  1. Andrea se merece ese mundo de sonrisas, por valiente. Un beso, me ha encantado leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, muchas veces... el mundo es para valientes¡
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Calmada haces la narración siendo intensos, muy intensos los sentimientos. ¡te felicito¡

    tRamoa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

DE LARGA DURACION