Y LA VIDA NO ME DIRÁ SÍ A TODO...



…y la vida no me dirá si a todo…
Pero un día al salir a la calle, el aire que me rodea es distinto, noto algo nuevo y bueno, como se debe de sentir ese brote verde de la rama de cualquier árbol al inicio de la primavera, aspiro hondo ese “algo nuevo y bueno”, con un toque de ese miedo misterioso y placentero, siento que el mundo, esa pequeña parcela del planeta al que pertenezco está creciendo, mientras yo estaba en casa o en clase…y una vez más tengo que estrenarme a mí misma.

Porque un día tu brazo rodeo mi cintura, tu mano se poso en mi estomago tomando posesión de él, tu barbilla en mi nuca y susurras ¿Desayunamos? Y entonces el futuro pertenece a esa voz… ¿Desayunamos?...

Cierro los ojos, y veo una casa encalada de blanco, una cama deshecha, el sol entrando por la ventana, la torre de humo saliendo por la chimenea, los matices del cielo: resplandeciente al amanecer, intenso al mediodía y oscuro y algo mortecino al atardecer. Y respiro, respiro calma, sin prisas…al margen de los bailes del mundo… y escucho… escucho el sonido de la intimidad.

Y esos son días importantes, todos los tenemos, con suerte muchos, el día que aprendes a montar en bicicleta, el que terminas la carrera, el que te enamoras, el que obtienes el primer sueldo, el nacimiento de los hijos… y luego están esos días importantes en los que comprendes, entiendes, adquieres serenidad y cambias el rumbo.

Ese día importante en el que te das cuenta que la vida no es una carrera, que no cuentan los que te persiguen, ni los que te adelantan, solo cuentan los que te acompañan, ese día en el que aprendes que el amor es mas fácil hacerlo que deshacerlo, que importante es acostarse pero más importante sonreírle al despertar, como dijo  Borges “la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar el alma”, que la entrega no es dependencia, que si te quiere(s) no hay que demostrar que “merece(s) la pena”…

Importante ese día que no te contagia esa enfermedad llamada obsesión, por el éxito, el poder, un cuerpo perfecto, por ser mas…siempre mas, mas de todo...y ves con los ojos del corazón y hasta del alma lo que es prioritario, lo que es valioso, que las mejores posesiones son las experiencias, eso es lo único que te vas a llevar, cuando digas adiós a este mundo, tu dinero, tu casa, tu coche…aquí se quedarán, ni una lagrima derramaran por ti, pero tu tiempo tu vida…no la malgastes…



Porque sé que yo no parare de hacer planes y la vida no me dirá sí a todo...pero a ver ¿Quién me quita lo bailao?

Comentarios

  1. Buenos días Ana, has abierto la ventana de tu alma en esta publicación. Gracias. Me he sentido, he sentido tus palabras, síiii que me quiten lo bailao!!! un abrazo y feliz año nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola joseme, Gracias una vez mas por estar ahí, un fuerte abrazo y ¡feliz año¡

      Eliminar
  2. Bonita entrada y reflexiones que la acompañan, me ha gustado especialmente "la vida no es una carrera, que no cuentan los que te persiguen, ni los que te adelantan, solo cuentan los que te acompañan" y preciosas las palabras de Borges.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita, caminar por la vida acompañados...
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias Conxita, caminar por la vida acompañados...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La vida ni es una carrera , la vida es una experiencia que se va acumulando a lo largo de tu tiempo, que nunca sabemos cuando llegará. Así que disfrutar la vida es la mejor opción. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON