COLLAGE (1ª Parte )


Final de enero,  con dudas pero dispuesta a desnudar mi alma hilvanando palabras, madrugando, el aroma a café, el beso de buenos días, la radio me acompaña…dispuesta a salir al mundo pisando fuerte, una ilusión infinita por las cosas cotidianas.

El corazón sigue latiendo, no quiere perderse el goce del momento, dispuesta a cuidar la sonrisa de los que me acompañan,  instantes de emoción… ¡no sacrifiquen los momentos!

Subiendo al tren, sin prisa por conocer el destino, disfrutando del paisaje y fraguando historias, apoyando la cabeza en la amplia ventana, la imaginación se libera, anhelos,  fantasías, encuentros, esperanzas, despedidas a los que bajan, sonrisas a los que se incorporan.

Como en una montaña rusa, en las subidas note correr la sangre por mis venas y mis ojos se llenaron de toda la luz de los amaneceres, y al respirar inhale un trozo del paraíso.

En las bajadas, de mis ojos se deslizaban lágrimas del azul de todos los mares, y al posar los pies en la tierra, mis piernas que tan frágiles parecen sostenían con fuerza toda la realidad que me rodeaba permitiéndome erguirme y estirarme de nuevo.

Llegue a una casa que respira vida, de largas sobremesas, de tardes de lectura, de bailes de noche en primavera…



Febrero empezó rescatando de mi mente el primer año en la universidad con ese abanico que aireaba un buen puñado de posibilidades e ilusiones y gritando una vez más ¡dejemos de bostezar! Fisgoneando en esa curiosa casa de mi abuela, de tinajas de vino ya tan inexistentes como las cartas de desencuentros… y así di un salto al precipicio y por increíble que parezca el aterrizaje fue suave, levantándome sonriéndole al presente y con pasos firmes para seguir escribiendo el guion de mi futuro.

¿Olvidar y empezar de nuevo?  Si me dan a elegir…prefiero seguir avanzando, sin olvidar, guardando lo bueno y lo menos bueno… porque ¡el amor cuesta! Cuesta dejar de pensar en “yo” para pasar al “nosotros” e intentar como dice la canción que el lunes parezca un sábado… aunque no quedemos el día de San Valentín en lo alto del Empire State como Cary Grant y Deborah Kerr.

Un día, como otro cualquiera descubres que el único rival que tienes son tus propias debilidades, y este descubrimiento te da las armas para luchar, que un sueño es un tesoro, que como el amor hay que cuidarlo, dedicarle tiempo…tiempo en el que se van acumulando años de juventud.

Y terminar el mes con un credo (Creo en la personas que están, cuidan, hacen, sostienen, escuchan, abrazan, celebran, intentan, necesitan..) y cantando con el cepillo del pelo a modo de micrófono, Volandoooo voy, volandooo vengooo

En un abrir y cerrar de ojos empezó marzo con una alabanza al jodido mundo y bendita vida, o al bendito mundo y jodida vida o bendito mundo y bendita vida, para pararme y preguntarme ¿Qué intentamos? Lo que no intento es “ser esa chica que va tan mona y es como dios manda”

Di un paseo recordando, como pensábamos que seriamos inseparables, inocentes e ignorantes de que el tiempo y otros quehaceres nos alejarían, para dar paso a una leyenda en la que el intendente golo se encargo de matar todo lo que podríamos compartir… y este mes termino perdiendo los miedos,  anhelaste saber cómo huele y sabe el café en mi amanecer, y en ese grito de Búscame cogiste la batuta para marcar el tempo de maravillosas sensaciones, cerrando los ojos, dejándonos llevar…




 Y así Abril empezó con duende, rindiéndose ante nuestros sueños, superando la realidad a la ficción… ¡unos minutos de silencio, por favor!  De vuelta nos recibió la primavera en el jardín, el huerto por regar, las gallinas, y el café en mano saludando al perro y al día… ese día en que escribí  “Sueña con sus sueños” (sin duda uno de mis favoritos), para no olvidar nunca que hay sueños que nacen para hacerse realidad.  Y final de mes me enseño que no necesitamos emociones fuertes para sentirnos mejor que bien, que a veces me pierdo, no me encuentro pero… ¡Aquí estoy, aunque a veces se me olvida!



Escribir un blog no te cambia la vida... pero... unos recortes de reflexión, otros de creatividad, unos cuantos de imaginación... y la ilusión de encontrarte contigo mismo de una manera diferente. ;)


Comentarios

  1. Maravilloso como siempre.
    Esta claro que un blog no te cambia la vida pero le da un brillo y un toque especial a veces incluso cambia en la manera que se ven las cosas o en la forma que te ven. un recorte no es mas que un pedacito de un todo que se muestra o está por mostrar....
    Besitos y achuchones de domingo para que no desaparezca jamás esa ilusión

    ResponderEliminar
  2. Genial, me ha encantado. Lleno de emocones sinceras.
    Precioso.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa conclusión , un blog te da ilusión y saca lo que tienes dentro de tu alma y lo dispones en poesías, relatos, historias y aquí estará alguien que los lea.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo encantada de que te guste, de que me leas, nos leemos. Un abrazo

      Eliminar
  4. Me encanta, a parte de la vida que le das y que contagias. Eres buena escribiendo, transmites. Y es cierto no te cambia la vida, pero te ayuda, encuentras amigos, momentos, compartes instantes y llenas de magia minutos y encuentras consuelo, palabras que te hacen pensar, reflexionar, despertar... Y te permite ser tu misma. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias una vez mas, Marijose por tus comentarios. Un abrazo¡

      Eliminar
  5. Interesantes reflexiones en trazos bien definidos con colores muy vivos que alegran el alma. Gracias por tu mirada tan particular. Espero crearme el tiempo para seguir leyéndote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme, es un resumen de mis primeros meses de blog, retazos. Un abrazo¡

      Eliminar
  6. Precioso y muy interesante forma de animar a la gente a iniciar en apuntes que se volverán en hermosos escritos de diferentes experiencias y vidas. Estaré atento para leerte.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado este resumen en el que transmites las emociones de tus primeros meses de blog, y la conclusión a la que has llegado al final y con la que coincido plenamente. Gracias por compartir con nosotros sentimientos tan bien expresados.
    Un beso enorme, Ana

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti.
    Beso enorme de vuelta, Chari.

    ResponderEliminar
  9. Me agradó bastante tu frase de cierre. Definitivamente el escribir un blog es un momento para estar con uno mismo y esta experiencia en algunos momentos suele ser emocionante.

    Felicictaciones Ana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA

EN LA TRASTIENDA DEL CORAZON

DE LARGA DURACION