LA DEBILIDAD DE LA MEMORIA


La debilidad de la memoria, sí, porque la memoria es voluble y poco fiable, está sujeta al vaivén de los sentimientos. Si no, ¿Por qué cambia tanto la versión de los mismos hechos según quien los cuente?

Hechos que volvemos míticos, es como si dijéramos, vale, puede que no sucediesen de ese modo, pero así es como deberían haber sucedido y es como quiero recordarlos, si alguna vez fuimos derrotados, al menos que sea una derrota heroica.

Y así, a veces nos mentimos a sabiendas de que nos engañamos a nosotros mismos, nos mentimos para consolarnos, otras veces para consolar a los demás, porque creemos que así combatimos el miedo, o porque ocultamos nuestra miseria o las miserias ajenas, porque creemos que es un acto de amor… ¿nos equivocamos?

Y la memoria nos devuelve las cosas más dulcificadas o más trágicas dependiendo del grado de romanticismo, dolor, o euforia que tuviésemos instalado en ese momento. Porque hay circunstancias en la vida que se nos presentan demasiado complicadas y tristes, no deseamos afrontarlas, quisiéramos perdernos, liberarnos de nosotros mismos, ser otra persona, sin ser conscientes de que somos muchos, y no llegamos a saber de lo que somos capaces hasta que las mismas nos ponen a prueba, “actué sin pensar, me precipite”… y procuraremos borrar las huellas de nuestro desastre, otras veces acertamos mostrando con orgullo nuestra victoria.


Pero siempre ahí está, el tiempo que todo lo cura o nuestra selectiva memoria que se encarga de mostrarnos las victorias, si son dudosas lo oculta, y nos transforma en héroes de las derrotas.



La memoria es una gran traidora.  (Anaïs Nin)

Comentarios

  1. A veces la memoria nos traiciona si, y es mejor escribir lo que pensamos que actuar. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA