EN HONOR AL SOL, EN HONOR AL PROFETA


En el reloj dan las doce y una marea de gente corre hacia el mar para darse un baño a la luz de la luna nueva, tras saltar algunos la hoguera como si el fuego pudiese quemar lo viejo y ajado, dejando atrás las pesadas cargas para hacer hueco a los deseos que pedirán igual que tras las uvas de otras doce campanadas.

Noche de compartir sardinas y verbena, ya lo dice la canción “en la noche de San Juan todos comparten su pan…”, abrazos capaces de alejar los silencios, las mentiras y las ausencias, despertando sentimientos que como semillas dormidas durante mucho tiempo las hace geminar en segundos.

Cervezas primero y mojitos después, regados con risa e ilusión para ahuyentar los espíritus, los malos claro, no es que yo crea en ellos pero dicen que haberlos, haylos.

Y así cumplimos con ritos y tradiciones que impregnaran la noche, no solo con la brisa del mar, sino con un halo de magia y misticismo.

Que tendrán las noches de verano, que tendrá la noche de San Juan con sus hogueras en honor al sol para unos, en honor a su profeta para otros, esas que hay que saltar no sé cuántas veces, eso sí, que el numero sea impar para poder alejar a los caballucos del diablo.

Sera que la noche de San Juan nos da el pistoletazo de salida, rumbo a días mas largos, a unas noches de fiesta, otras de tranquilas charlas, vacaciones, amores de verano, chapuzones, siestas…

Y por una noche con la arena de la playa salpicada de múltiples fogatas dejamos el destino suspendido en un instante.

La luna se esconde, el sol nos saluda, vamos dejando la playa.


“Cuando salga la luna nueva, la de San Juan
se encienden los corazones con las candelas
la música suena…tiritraun
y el amor me quema…tiritraun
y te muerdes los labios con el sabor del amor…”

(Amor de San Juan. Niña Pastori)

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS "PORQUÉS"

AQUÍ ESTOY YO CON MI BARQUITO

EN EL ESPEJO DE MI ALMOHADA